Difícil combatir el tráfico de armas; usan narcotúneles y zonas montañosas: Sedena

- Publicidad -

Tijuana, 2 de agosto. Para las autoridades mexicanas es difícil combatir el contrabando de armas porque son introducidas al país por lugares de acceso difícil, donde no está la autoridad, afirmó el recién nombrado comandante de la Segunda Zona Militar, Ulises Orduña Campos.

Durante el acto de destrucción de más de mil armas aseguradas a grupos criminales, admitió que «es difícil asegurar armamento que venga de Estados Unidos hacia acá porque no lo hacen por el lugar donde está la autoridad. Yo pienso que las aduanas son los lugares menos utilizados para el tráfico del armamento porque tenemos ahí material detector de metal, ve la figura, detecta el arma e inmediatamente se asegura».

En cambio, dijo que «un narcotúnel es para ir y venir y puede meter personas, drogas, armas, dinero y todo»; también mencionó las zonas montañosas, de acceso difícil para las fuerzas castrenses, y aunque aclaró que no tiene una cifra del armamento que se introduce desde Estados Unidos, afirmó que «sabemos que la mayoría de las armas vienen de allá».

En ese sentido, admitió que no dan seguimiento al origen porque «creo que sería un trabajo extra».
Este martes se destruyeron más de mil 300 armas decomisadas -de las cuales 304 son largas y el resto cortas, además de mil 22 cargadores y 14 mil 287 municiones. 

Según información del gobierno federal, 80 por ciento de las armas ilegales que llegan a Tijuana y el país proviene de Estados Unidos y son las que se utilizan para cometer asesinatos, que solo de enero a agosto ya suman más de mil 100.

Incluso, desde el inicio de su administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador responsabilizó a Estados Unidos de la violencia que se genera en el país por el tráfico de armas.

- Publicidad -