Jóvenes adictos: el ejército del crimen organizado en BC

- Publicidad -

Tijuana, 17 de agosto.- Tres mil pesos le pagaría el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) a Juan Carlos Barajas Solís de 27 años, por cada vehículo que incendiara, un trabajo que realizó el pasado viernes 12 de agosto en Ensenada, horas después fue detenido y acusado del delito de terrorismo. 

“Seguimos a José Julián a un domicilio y ahí José Luis nos explicó todo, que nos iban a dar 3 mil pesos por cada carro que quemáramos y cuando salimos de la casa, llevaban la (arma) corta, todo eso y la gasolina”, dijo el joven en un video.

Juan Carlos fue videograbado y expuesto en redes sociales supuestamente como uno de los detenidos por causar la narcoviolencia en el Estado, sin embargo, hasta el momento la fiscalía estatal no ha aclarado si se trata de uno de los detenidos y turnados a la Fiscalía General de la República.

El fiscal general, Iván Carpio Sánchez, confirmó la paga de 3 mil pesos por incendiar un auto y se retiró sin dar atención a los medios de comunicación porque tenía una reunión con la gobernadora.

“La información con la que contamos es de que algunos de los integrantes de los grupos delictivos, (…) buscaron económicamente pagarles la cantidad de 3 mil pesos que podían difundir ese resultado y hacer que la ciudadanía tuviera miedo y mediante esto pudieran poner sus reglas y sus leyes y evitar ser molestados”. 

En el video, Juan Carlos Barajas, narra que trabajaba para un cartel de drogas, es tan solo uno de los muchos jóvenes con problemas de adicciones que trabajan para el crimen organizado, se dedica a la venta de droga al menudeo en su colonia, su paga es con droga que posiblemente consuma. 

“Yo le ayudaba a entregar jale a la 5 y 10, en la plaza Cars Junior y me pagaban con droga, fueron pocas veces porque tengo 6 meses conociéndolo, no tengo mucho porque no quería meterme en problemas”. 

Mano de obra barata para el crimen organizado

Para el antropólogo Víctor Clark Alfaro, los jóvenes con problemas de adicciones son reclutados por criminales por considerarlos una mano de obra barata y desechables y en caso de ser detenidos no representan un problema en el organigrama de delincuentes.

“El crimen organizado para operar el narcomenudeo y los hechos violentos que vimos el fin de semana, tiene un ejército y soldados de a pie, que son jóvenes con problemas de adicciones que son la mano de obra barata, que por reglas son jóvenes que fueron seducidos por el crimen organizado para trabajar con ellos”, señaló Clark.

Clark Alfaro, también catedrático de la Universidad Estatal de California en San Diego (por sus siglas en inglés USCSD), señaló que son utilizados como un ejército, pues en caso de ser detenidos desconocen la operatividad de los carteles.

“No tienen la información vital de cómo funciona el crimen organizado, ni tienen información clave como operan a otros niveles como el lavado de dinero o ni siquiera saben quiénes están arriba de los operadores que los están contratando”.

Claro ejemplo fue la violencia que se generó durante el fin de semana pasado, donde confesaban la paga de 3 mil pesos por supuestos participantes en la quema de autos.

“Esos jóvenes ni siquiera sabían los intereses por los cuales estaban realizando esos actos, por los que les pagaron cantidades mínimas y hoy lamentablemente algunos de ellos que fueron arrestados enfrentan el delito de terrorismo, que no es cualquier cosa y también el delito de delincuencia organizada, ahora están en la Ciudad de México. Esa es la mano de obra barata y desechable que tuvo un destino jurídico grave”.

Mencionó que los carteles de drogas en Baja California continuarán utilizando a los jóvenes con problemas de adicciones, pues desconocen los intereses políticos, también no tendrán acceso a una defensa legal por lo que la mayoría tendrán un final trágico.

- Publicidad -