Pone en servicio JSST la clínica de genética en el Hospital General de Tijuana para la prevención de cáncer de mama

Ana Lilia Ramírez

TIJUANA.- El Hospital General de Tijuana da un paso adelante en materia de diagnóstico, tratamiento y prevención del cáncer, al poner en servicio la Clínica de Genética, sin costo, a cargo de la especialista Paula Leal Anaya, con el objetivo de realizar un manejo interdisciplinario tanto en la detección temprana del cáncer como en la oncología, al proporcionar información y asesoría al personal médico tratante, técnico y laboratoristas.

La coordinadora del Programa contra el cáncer de la Jurisdicción de Servicios de Salud Tijuana, Eva Gloria Guerrero, explicó que existen diversas ventajas en que las pacientes acudan a una valoración y consejería genética en el Hospital General de Tijuana, especialmente para quienes hayan padecido o cuenten con un diagnóstico actual de cáncer de mama u ovario, siendo menor de 45 años; si la madre o hermana tuvieron la enfermedad, haber padecido algún otro tipo de cáncer o haber sido diagnosticado con un nuevo cáncer tras haber sido tratado y/o curado de uno diferente.

En este caso, las interesadas pueden acudir a su centro de salud más cercano para mayor información o comunicarse a los teléfonos 664-104-4574 y 664-745-7833, y 664-688-3804 extensión 2133, 2149 y 2150.

- Publicidad -

La especialista recordó que la clave de un tratamiento exitoso es la detección temprana, por lo tanto, invitó a solicitar información para realizarse los exámenes correspondientes a los centros de salud o al Módulo Rosa del Hospital General de Tijuana.

Las pruebas genéticas permiten la identificación de riesgos hereditarios, ya que pueden ayudar a identificar mutaciones, en especial en los genes BRCA1 y BRCA2, que están asociadas con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. La detección temprana permite tomar medidas preventivas, como realizar exámenes de detección más frecuentes o considerar opciones de intervención como la mastectomía profiláctica, para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad.

La prevención y el diagnóstico temprano son fundamentales para mejorar los resultados del tratamiento del cáncer de mama. Las pruebas genéticas pueden identificar a individuos con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, lo que permite una vigilancia más estrecha y una detección temprana del cáncer. Cuanto antes se detecte el cáncer de mama, mayores serán las opciones de tratamiento y mejores serán las perspectivas de supervivencia.

Eva Gloria Guerrero señaló que las pruebas genéticas no sólo benefician a la persona que se las practica, sino también a sus familiares, ya que, si se identifica una mutación relacionada con el cáncer de mama, pueden optar por someterse a pruebas genéticas para evaluar su propio riesgo. Esto permite una detección temprana y una intervención oportuna en aquellos individuos con un mayor riesgo, lo que puede salvar vidas.