Se garantiza en Tijuana atención médica y preventiva a la población migrante

Ana Lilia Ramírez

TIJUANA.- Los migrantes que llegan a la Zona Costa de Baja California tienen garantizados servicios de salud, ya sea durante su estancia en albergues o bien, a través de jornadas de asistencia social que se realizan los días martes, miércoles y viernes en el Desayunador del Padre Chava, ubicado en la avenida Negrete, de la Zona Centro de Tijuana.

José Abel Delgado, jefe de la Jurisdicción de Servicios de Salud Tijuana, encabezó una reunión de evaluación de los servicios prestados a integrantes de la comunidad migrante, en la que destacó la consulta médica y la aplicación de los diferentes programas preventivos, para atender a niños, niñas, adolescentes, mujeres y hombres migrantes, con énfasis en embarazadas, planificación familiar y personas con enfermedades crónico degenerativas.

En la reunión participaron representantes de organismos internacionales, dedicados a la atención a población migrante, quienes explicaron que de forma coordinada con las autoridades del sector salud, informan a quienes se encuentran en los albergues sobre los servicios médicos y preventivos, disponibles en centros de salud y hospitales.

- Publicidad -

Se les auxilia porque muchos de los recién llegados hablan un idioma extranjero, como es el caso de la población haitiana.

En otras ocasiones, requieren transporte para llegar a los centros de salud o los hospitales, en especial cuando se trata de mujeres embarazadas, a quienes se presta especial atención, sobre todo cuando se trata de menores de edad o presentan síntomas de embarazo de alto riesgo.

También se les ofrece un mapa con la ubicación de los centros de salud y la documentación necesaria para ser atendidos.

En la reunión participaron Melisa Machado, coordinadora del programa Binacional de Salud; Rosarito Lozada, coordinadora del Programa de atención al migrante; Diana Ortega y María Radilla, ambas de la oficina en Tijuana del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF); y Alejandra de la Cruz, por parte de la Organización Internacional del Migrante (OIM).