Conflictos raciales entre haitianos y centroamericanos tensan campamento El Chaparral

Campamento El Chaparral
- Publicidad -

Ana Lilia Ramírez

Tijuana, 29 de junio.- La convivencia diaria de cerca de 2 mil migrantes en el campamento instalado frente a la garita El Chaparral ya generó conflictos raciales; residentes denuncian que se generaron dos grupos que se han enfrentado y llegado hasta los golpes.

Según migrantes, los conflictos iniciaron el fin de semana cuando personas de origen haitiano y de color se enfrentaron contra grupos de migrantes centroamericanos y latinos, para tener un control del lugar.

Personas centroamericanas se enfrentaron contra migrantes de Haití; le pidieron a la comunidad de color retirarse del campamento y al negarse fueron agredidos por quienes les exigían. Afectados acusaron que de madrugada les destruyeron sus casas de acampar y robaron pertenencias personales en las que incluyen documentos migratorios y pasaportes.

“Ellos quieren que salir de aquí, todos haitianos; dicen que no debemos estar aquí, es porque somos de Haití”, dijo Leandre, uno de los migrantes.

Señaló que les preocupa que les roben sus papeles migratorios pues no tendrán una forma de identificarse y dar seguimiento a su trámite migratorio que les permite estar en México o buscar un empleo; dijo sentirse discriminado por el color de su piel y origen.

Los haitianos son los agresivos, reviran centroamericanos

En contraparte, los migrantes centroamericanos aseguran que la comunidad de color y migrantes haitianos son agresivos contra las personas hispanas. Aseguran que las agresiones son principalmente en contra de mujeres centroamericanas, por ello piden que se retiren del campamento, por lo que no deben de pernoctar en el lugar.

“A una amiga la quiso violar un haitiano en esta madrigada y entonces todas nos pusimos a gritar y entonces no es justo porque tenemos que andar todos juntos para que nos ataquen”, dijo una mujer de 35 años que no quiso revelar su nombre.

Señaló que el ambiente se tornó tenso en el lugar en estos últimos días: “se ha venido revolviendo todo porque la gente se está desesperando de que no podemos cruzar; no tenemos por qué ser violentos, porque los haitianos son violentos contra las mujeres hondureñas y los hombres también”.

Mejor estar a la intemperie; en albergues cobran

Tanto los migrantes centroamericanos como los caribeños de color señalan que durante los conflictos no tuvieron intervención de elementos policiacos y que se ha generado más violencia, pues aseguran que se registran robos en las casas de acampar y en los espacios de uso público.

Los migrantes dijeron no estar interesados en retirarse del lugar; aseguran que el lugar es gratuito y pese a que están a la intemperie, es mejor que estar en un albergue pues a las dos semanas de estancia tienen que pagar 30 pesos por día para continuar viviendo en el lugar.

“Por día nos cobran 30 pesos, es algo que no podemos pagar porque no tenemos un trabajo”, señaló Brando de 26 años, mientras que otra migrante dijo “no me voy porque yo vengo sola y mis amigos son los hondureños que están aquí. Tengo dos meses viviendo aquí, es difícil pero no me gustan los albergues” dijo una mujer centroamericana.

Difícil convencerlos

Pese a que organismos civiles se acercan para invitar a los migrantes a albergues es difícil convencerlos, asegura Georgina Esther Tovar Moreno, quien se identificó como integrante de la asociación civil “Georgina y sus Ángeles que ayudan”, quien fue entrevistada en El Chaparral, a donde acudió a ofrecer ayuda.

“Les vamos a traer los camiones para que se vayan (a albergues), pero aquí sean conscientes porque no porque estén en la línea van a poder pasar (a Estados Unidos). Tenemos que hacer las cosas conforme a derecho y el derecho de ustedes es tratarlos como seres humanos, no porque estén aquí van a asaltar, no porque estén aquí los van a respetar a Estados Unidos”, expuso.

Tovar Moreno explicó a los migrantes que solicitar ser recibidos por Estados Unidos implica hacer un trámite, un papel donde diga sus nombres y por qué vienen huyendo de su país,  “unos van a calificar y otros no”, les aclaró.

La expectativa y la realidad

El campamento de la garita El Chaparral se instaló el 18 de febrero pasado, cuando el gobierno de Estados Unidos anunció la reanudación de los procesos migratorios de solicitantes de asilo, como parte del programa Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés).

Autoridades federales y estatales han brindado la alternativa de trasladar a quienes acampan ahí al albergue Carmen Serdán en la colonia Presidentes sin, embargo los migrantes se niegan a esa alternativa.

El delegado único del gobierno federal, Jesús Alejandro Ruiz Uribe, anunció que retirarán a los migrantes del lugar pues en los próximos meses esperan que se reabran las fronteras entre México y Estados Unidos y la garita peatonal de El Chaparral es la más transitada del país, pero hasta el momento no se ha realizado.

Tomado de La Jornada Baja California

- Publicidad -